" Cada salida, es la entrada a otro lugar"


Este blog pretende transmitir la belleza y peculiaridad de lo cercano, los lugares que nos transportan en el tiempo y en el espacio. Rincones de nuestra geografía mas próxima que nos dejen sin aliento o nos transmiten una paz necesaria en momentos de dificultad. Espero contribuir a que conozcamos un poquito mas dichos lugares, y a despertar la curiosidad del lector para que en su próxima salida, inicie la entrada a otro lugar... un lugar al que viajar sin necesidad de sacar billete
.







miércoles, 12 de agosto de 2015

EL AMIGO RAMÓN


 

Francisco observaba con tristeza la sierra de La Ginebrosa. A esas horas su hermano ya habría ingresado en el convento del desierto, ya sería uno más de esos frailes devotos de San Elías que alguna vez había visto comerciando en las calles de Castelseras.

Aquella mañana había sido distinta a todas las demás. Jamás había disfrutado de un almuerzo tan copioso. Torrijas, buñuelos, pan con vino y azúcar, conserva… y todo porque su hermano mayor se iba a tomar el habito al Convento de Calanda.

“Cuando cumplas los 14 años Francisco tu también tendrás que decidir, o bien sigues de pastor con tu madre y conmigo aquí en la masada o tomas el habito como tu hermano”. Le dijo su padre mientras daba buena cuenta de la conserva.

Francisco llevaba toda la mañana pensando en aquello. Tenía 12 años y medio, y llevaba casi ocho años pastoreando el pequeño ganado de la familia por los llanos y las dehesas existentes entre Castelseras, Calanda y Alcañiz. A él le gustaba aquella vida, disfrutaba recorriendo aquellas tierras con Luna y Sol, sus perros, y con las casi sesenta ovejas que formaban su rebaño.  


Era cierto que algunas veces la soledad era pesada compañera, pero por lo general adoraba aquel trabajo que su padre le había encomendado hacia ya muchos años. Además, en realidad no estaba solo, tenía a sus perros, a las ovejas, a otros pastores y masoveros que encontraba en su continuo deambular, y por supuesto también estaba Ramón, que le hacía compañía todos los días mientras Francisco disfrutaba de los manjares que guardaba en el jubón.

Precisamente eso era lo que estaba haciendo entonces. Subido sobre aquel promontorio rocoso de arenisca que se había convertido en su refugio, Francisco saboreaba el pan y la magra que su madre le había dado aquella mañana para comer.

“Ramón, echaría de menos momentos como estos si tomara el habito” Dijo Francisco mientras observaba a su pétreo y amorfo amigo. Tras quedarse unos instantes absorto observando la silueta de la bella Tolocha, Francisco tomo su navaja y comenzó a tallar en la mano de Ramón un gallato. 


Cuando hubo terminado dijo: “Pastores, seremos pastores siempre”

¿Puede ser este el motivo por el que el petroglifo más elaborado del Bajo Aragón lleva un cayado en su mano derecha? Jamás lo sabremos, pero sin lugar a dudas es un sano ejercicio imaginar aquello que se desconoce.

Enclavado en el término municipal de Alcañiz, entre esta localidad y las de Castelseras y Calanda, muy cerca del Monte Ardid y de las balsas de los nuevos regadíos de la zona, se encuentra sobre un pequeño promontorio rocoso este extraño petroglifo que todavía hoy sobrevive a los envites del tiempo.

Los expertos creen que se trata de arte pastoril de los siglos XVIII y XIX, pero como en todo, hay voces contrarias a esta primera teoría que datan el petroglifo en milenios.

Es curiosa la similitud que tiene nuestro amigo con otro petroglifo localizado con un dron en el desierto de Utah, en Estados Unidos, vosotros mismos podéis compararlos.


Sea como fuere, ya forma parte del patrimonio de nuestra comarca, ya es una obra de arte, y deberíamos asegurar su conservación.