" Cada salida, es la entrada a otro lugar"


Este blog pretende transmitir la belleza y peculiaridad de lo cercano, los lugares que nos transportan en el tiempo y en el espacio. Rincones de nuestra geografía mas próxima que nos dejen sin aliento o nos transmiten una paz necesaria en momentos de dificultad. Espero contribuir a que conozcamos un poquito mas dichos lugares, y a despertar la curiosidad del lector para que en su próxima salida, inicie la entrada a otro lugar... un lugar al que viajar sin necesidad de sacar billete
.







martes, 31 de julio de 2018

TORRE DE ANDUCH, SEÑORIO INDEPENDIENTE (Mas de las Matas)

                          

El territorio “Anduch” tiene una curiosa singularidad, y es que durante siglos, esta gran dehesa que se extendía al sur de las estribaciones orientales de la Sierra de los Caballos, entre Alcorisa y Mas de las Matas, fue territorio independiente.


 
Según relata David Fernández en el libro “Alcorisa en la edad moderna”, la Torre Anduch “era un lugar de señorío, por lo que el señor detentaba la posesión de tierras e inmuebles así como el disfrute de sus rentas, frutos y derechos dominicales, incluido el ejercicio de la jurisdicción civil y criminal, alta y baja, mero y mixto imperio, supremo y absoluto poder”


“Los privilegios de los que gozaba el señor, según los fueros y observancias del Reino de Aragón, eran los mismos que los que disfrutaban caballeros, infanzones e hidalgos. No podía ser compelido ante ningún tribunal que no fuesen las instancias supremas de justicia del Reino, es decir, la Corte del Justicia de Aragón y la Real Audiencia.” Incluso el señor de estos dominios, entre muchos otros privilegios, tenía derecho a portar armas, no pagaba pechas, tan solo la mitad del diezmo y podía votar en Cortes Generales.

Salvando las distancias, Anduch era un pequeño reino de Taifa en el corazón de la corona aragonesa. Dado que la justicia dentro de sus dominios era impartida dentro de la propia torre por el señor de la misma, eran continuos los conflictos que Anduch tenía con Alcorisa, Mas de las Matas, La Ginebrosa y Foz Calanda, incluso con la propia Orden calatrava, ante el Justicia de Aragón y la Real Audiencia.

Era tal el poder del señor de Anduch, que gozaba de doble condición, por un lado los privilegios que los fueros del Reino les otorgaban a caballeros, infanzones e hidalgos. Por otro, los privilegios propios de su vecindad alcorisana, pues dicho señor residía en ella.

Actualmente, todo el territorio “Anduch” pertenece al termino municipal de Mas de las Matas, y  aunque aquella rica dehesa haya sido roturada casi en su totalidad, todavía podemos distinguir pequeños rincones boscosos en sus zonas más abruptas, que nos pueden dar una idea de cómo pudo ser en un pasado lejano este inmenso coto privado.

Es más, la masía o torre, el lugar donde el señor impartía su justicia, guarda vestigios de su glorioso pasado. Horno, molinos, un manantial propio, un enorme y bellísimo aljibe… Sin lugar a dudas se trata de un territorio con una historia verdaderamente sorprendente.


Su última gran aportación a la historia, fue ser el Cuartel General del mando republicano durante la ofensiva del bando sublevado sobre la Sierra de los Caballos en marzo de 1938. De hecho, según cuentan, el magnífico aljibe  de la Torre sirvió para que los soldados republicanos, en retirada, hiciesen desaparecer el armamento que no podían cargar y que no querían que cayera en manos enemigas.

Anduch, señorío independiente. ¿Aun no lo conoces?
 
 

miércoles, 18 de julio de 2018

HOCINO DE BLESA


Encerrado entre los “rapados” cerros de las inmediaciones de Blesa, en la provincia de Teruel, aguas arriba de la población, encontramos uno de esos verdes y curiosos rincones que contrastan con la aridez del medio que los rodea.



Habitualmente, dicho rincón esta bañado por las aguas del río Aguasvivas, aunque en esta cuenca, de escasos recursos hídricos, en muchas ocasiones no se respeta ni el caudal ecológico, desviando todo el caudal del Aguasvivas por el canal que discurre a la izquierda de su cauce.




Así me lo encontré yo el día de mi visita, completamente seco, sin el mas mínimo caudal, y con un agua estancada y putrefacta en la salida. 



Aun así, pese a la falta del líquido elemento, el Hocino de Blesa es un rincón excepcional. Una profunda garganta labrada en roca caliza, donde multitud de aves buscan refugio. Una enorme herida pétrea de altura considerable, presidida por una bella presa renacentista, una pared de sillares de bellísima factura que, en un tiempo no muy lejano, abastecía de agua el molino que hay aguas abajo del hocino, llamado el molino de la Cueva.


Imagino que, cuando el aumento de caudal permita que el Agusvivas transporte agua por su recorrido habitual, el lugar debe ser todavía mas bonito, Cuando el liquido elemento, embravecido, supere la presa y salte sobre la grieta del hocino, levantando una bella niebla de H2O, apareciendo luego mansamente por el final de la garganta. 

Cuando se den esas condiciones, habrá que volver.